El coronavirus no existe.

¿Por qué la ciencia y la política siguen insistiendo en la existencia del supuesto coronavirus?

La inexistencia de un coronavirus está indiscutiblemente probada. Ningún científico ha conseguido probar este virus, ni ningún otro virus causante de enfermedades. Todas las afirmaciones anteriores sobre virus causantes de enfermedades no son pruebas científicas.

La ciencia y la política siguen insistiendo en la existencia de virus causantes de enfermedades porque todavía no han conseguido establecer la causa real de todas las enfermedades supuestamente causadas por virus.

La pandemia se basa en la supuesta existencia de un virus infeccioso. Sin embargo, dado que se ha demostrado que el virus no existe, la pandemia es ilegal y una violación de todas las constituciones democráticas liberales.

Es muy lamentable que hayan muerto tantas personas, especialmente ancianos. Pero eso no es razón para una pandemia con las medidas devastadoras, sino una razón para investigar lo que se hizo mal, se omitió y se descuidó en el tratamiento y cuidado de los enfermos.

¡Esta pandemia es un crimen contra la humanidad!

Y esto hace que los responsables sigan con la esperanza de que se encuentre una solución que les libere de su responsabilidad.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

La vacuna

La vacuna Covid-19 es una eutanasia

Todos los días, en todo el mundo, especialmente los ancianos, mueren prematuramente después de la vacunación.
Muchas personas enferman después de la vacunación y no sabemos cuántas más morirán por los daños consecuentes.

Cualquiera que permita que le inyecten veneno en su cuerpo no debería sorprenderse de las consecuencias.

Esta es la verdad

La mayor mentira jamás contada: siete universidades estadounidenses confirman que el coronavirus no existe. Por Luys Coleto

Y a ver el numerito que monta ahora la bazofia censora, vulgo «verificadores». Son de chiste, gentuza pero de chiste. Y bien pagados, como la bien pagá de la popular tonada. Tanto los sociatas «neutrales», como los financiados por los genocidas del amianto, Ashoka y Avina/Eternit mediante, los malditos. Tiene su lógica, genocidas del amianto apoyando a los genocidas vacuneros.  Entre la mala gente, no hay problema. ¿Y Ana Pastor, esposa de Tres Capas de Calzoncillos? ¿Y la maldita Clara Jiménez Cruz? Las voces de sus amos. Quien paga, manda. Sea Soros o Bill Drayton. Genocida y mundialista porquería, pues. Y les dejo con el doctor californiano Andrew Wye, doctorado en virología e inmunología. Y trabajando en un laboratorio clínico. Y, desde luego, sus clarividentes catorce puntos, desmontando, otra vez, el teatro coronavírico. Literal.

En 1500 muestras no se encontró el «escurridizo» Sars-Cov-2

1. Tengo un doctorado en virología e inmunología. Soy un científico de laboratorio clínico y he analizado 1500 muestras de Covid 19 «supuestamente» positivas recogidas aquí en el sur de California

2. Cuando mi equipo de laboratorio y yo hicimos las pruebas a través de los postulados de Koch y la observación bajo un SEM (microscopio electrónico de barrido), NO encontramos Covid en ninguna de las 1500 muestras

3. Lo que encontramos fue que todas las 1500 muestras eran en su mayoría influenza (gripe) A y algunas, influenza Bpero ni un solo caso de Covid, y no usamos el B.S. Prueba de PCR.

4. Luego enviamos el resto de las muestras a Stanford, Cornell y algunos de los laboratorios de la Universidad de California y encontraron los mismos resultados que nosotros, SIN COVID.

5. Encontraron influenza A y B. Luego, todos hablamos con los CDC y les pedimos muestras viables de COVID, que los CDC dijeron que no podían proporcionar porque no tenían ninguna muestra.

(leer mas)

La mayor mentira jamás contada: siete universidades estadounidenses confirman que el coronavirus no existe. Por Luys ColetoEl Correo de España (elcorreodeespana.com)